Potencial de la radioterapia en el manejo multimodal del cáncer de próstata

Es el tumor maligno más diagnosticado en los hombres

 

Por Redacción

El Horizonte,Santo Domingo, D.N. RD.- El cáncer de próstata es el tumor maligno más frecuentemente diagnosticado en hombres, sostiene la radiooterapeuta Mirvia Abreu Hernández, especialista del centro de Radioterapia integral (RADONIC).

Los pacientes con cáncer de próstata localizado son candidatos a tratamientos radicales, ya sea radioterapia externa o prostatectomía radical basado en las preferencias del paciente, comorbilidades y recomendaciones médicas según su estadio clínico, argumenta la Dra.

“Los beneficios de la radioterapia como tratamiento radical en pacientes con enfermedad localizada y localmente avanzada incluyen el hecho de que es un tratamiento no invasivo y puede ser usado en pacientes con comorbilidades, tiene un perfil de efectos secundarios conocidos los cuales con técnicas modernas se reduce la dosis de tejidos adyacentes y se mejora la tolerancia, puede ser aplicada en varias etapas clínicas del cáncer de próstata (localizado, localmente avanzado, posterior a cirugía y en fase metastásica) siendo un tratamiento necesario en el 60% de los pacientes oncológicos”, detalla la especialista.

Recomienda que la radioterapia puede aplicarse en combinación con terapia de deprivación androgénica (TDA) siendo ésta la opción terapéutica para hombres con cáncer de próstata localizado y localmente avanzado, que no han recibido tratamiento sistémico previamente.

Señala que las publicaciones de evidencia clínica emergente sugieren que la radioterapia también puede ser incorporada en regímenes de manejo multimodal más allá del TDA, en combinaciones que incluyen quimioterapia, agentes radio sensibilizadores, inmunoterapia y cirugía, y en aquellos con enfermedad oligometastásica (limitado número de metástasis), en los cuales el volumen bajo de enfermedad puede ser tratado con estas combinaciones.

Este tipo de manejo multimodal está aumentando su reconocimiento y su uso al aportar considerables beneficios clínicos, como incrementar los efectos antitumorales, mejorar la sobrevida libre de progresión y el intervalo de tiempo entre tratamientos sistémicos, por lo cual la radioterapia es un componente clave en el manejo multimodal del cáncer de próstata en varios estadios clínicos.

 El uso de estudios de imágenes (tomografía, gammagrafía ósea y resonancia magnética) es fundamental para estadificar el cáncer y guiar las opciones terapéuticas; actualmente el acceso a técnicas diagnósticas como la resonancia multiparamétrica y el PET-TAC con marcadores como la Colina y el PSMA (específico para cáncer de próstata) ha permitido evidenciar un grupo de pacientes con número limitado de metástasis (oligometástasis) que pueden ser candidatos para tratamiento ablativo o detectar los casos de recurrencia si han recibido un tratamiento previamente.

Estos estudios han permitido que la radió-mica pueda predecir y describir características tumorales compilando los datos metabólicos proporcionados por los estudios de imágenes y comparada con muestras de tejido, así modificar la intensidad de los tratamientos en patrones más agresivos, sustenta la Dra. Abreu.

“La toma de decisión clínica se basa en varios sistemas de clasificación, incluyendo los niveles de PSA (prueba sanguínea de antígeno prostático específico), estadio clínico del tumor y grupo de Score de Gleason (clasificación de patrón histológico), así como guías terapéuticas propuestas por las distintas sociedades que manejan el cáncer de próstata para un tratamiento multidisciplinar”, expresa la especialista.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.