Nosotros

Tras su magnífica “Huye” (Get Out, 2017) el realizador Jordan Peele se convirtió en una nueva cara dentro del terror por simplificar ciertos códigos del género y reutilizar algunos viejos conceptos del “blaxploitation”, ese estilo de cine protagonizado por actores y actrices negros que tuvo lugar en los Estados Unidos a principios de los años 1970.

Si en “Huye” utilizó a un joven afroamericano como protagonista, en “Nosotros” (Us) Peele utiliza toda una familia para que esta nueva excursión en el terror fuera más ambiciosa que la primera al introducir también el subgénero de “home invasión”, en la que familias normales son asaltadas en su propia casa.

Pero este nuevo experimento posee otras implicaciones que van más allá de las chanzas y giros argumentales hacia el terror y focaliza parte de su discurso sobre algunas críticas sociales y guiños literarios.

“Nosotros” resucita el tema de la doble personificación, el desdoblamiento del yo u otra versión maligna de la propia personalidad, aduciendo que cada quien posee su lado oscuro que en algún momento justifica ciertas acciones.

Adelaide y su familia están pasando unas vacaciones en una casa de playa. Todo, al parecer, es normal hasta que en la noche descubren la silueta de cuatro figuras cogidas de la mano y en pie delante de la vivienda para percatarse luego de que son una versión de ellos mismos.

Este hecho hace cambiar todo su espectro hacia el terror pues ellos invaden su hogar con el fin de suplantarlos (como aquellas versiones de ´usurpadores de cuerpos´ o ´body snatchers´). Desde este momento Peele cambia el ritmo de la película y la combina de violencia y algunos sustos que tratan de simplificar el efecto de impacto en el público, teniendo a Lupita Nyong’o con esa doble interpretación de la mujer normal y la doble que pronuncia las palabras con una voz que produce una sensación de ahogo y miseria.

Quizás Peele puede ser que no haya encontrado la manera más lógica de explicar el origen de la duplicidad de estos humanos pues lo coloca dentro de una escala apocalíptica que no solo afecta a esta familia más bien crea una idea a escala global.

Su explicación va por algunos ductos de origen freudiano, principios científicos de reproducción orgánica, hasta crítica social de la distribución de las riquezas presente en las sociedades desarrolladas.

Todos estos factores que cubren su discurso tratan de distribuirse en todo el espacio narrativo para ofrecer distintos niveles de lectura que implante en el público cierto interés por aceptar sus condiciones.

No obstante, es un thriller angustiante, en varios momentos, pues se sumerge en lo más recóndito de la psiquis humana, del más aterrador de los miedos como la identidad, la pérdida de esta o dejar de ser la imagen de lo que uno cree de sí mismo, cubriendo así su historia de un extraordinario horror social.

Fuente.

Compartir: