Dorian se desplaza hacia estas islas a cerca de 14 millas por hora (22 km/h)

Vistas: 69,933

Por Pedro José Tifa, Santo Domingo RD.- Con movimiento que se prevé mantenga a lo largo de las próximas horas, tras las cuales virará rumbo oeste-noroeste.

La trayectoria prevista sitúa al centro de Dorian cerca de las Islas de Barlovento en la tarde y noche de este lunes para pasar al este del de Marzo del Caribe el martes.

Se pronostica cierto fortalecimiento durante los próximos días, lo que llevaría a Dorian cerca de convertirse el martes o miércoles en huracán de categoría 1, es decir, con vientos máximos sostenidos de 74 millas por hora o más (120 km/h).

De esta forma, podría pasar el jueves cerca de la costa suroeste de Puerto Rico e impactar poco después con el sureste de República Dominicana con vientos huracanados.

Actualmente, los vientos con fuerza de tormenta tropical se extienden hasta las 45 millas (95 km) desde el centro de Dorian, que se presenta por ahora como un ciclón pequeño pero compacto.

Las autoridades de Barbados, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Martinica y Granada, Isla de Saba y San Eustaquio han emitido diferentes alertas por el paso de Dorian en los próximos días.

Los expertos del NHC recomiendan a las autoridades de Puerto Rico, República Dominicana, Haití y las Islas Vírgenes estadounidenses que vigilen el desarrollo de este fenómeno meteorológico, que probablemente afecte después algo ya debilitado a las Bahamas y EE.UU.

Se prepara ya para su llegada Puerto Rico, que mantiene muy fresco el daño causado en 2017 por el huracán María, que dejó una cifra de víctimas mortales directas e indirectas cercana a las 3.000 personas.

Los meteorólogos esperan que Dorian deje grandes acumulaciones de lluvia en Barbados, las islas de Barlovento y Dominica hasta el martes, así como grandes olas que podrían ser “mortales”.

En lo que va de temporada de huracanes, que comenzó en junio pasado, se han registrado tres tormentas tropicales, Chantal, Andrea y Barry, que se convirtió en huracán en julio poco antes de tocar tierra en Luisiana (EE.UU.), donde dejó cuantiosas pérdidas materiales, pero ninguna víctima mortal directa.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.