DEFENSOR DEL PUEBLO VS. POLICIA NACIONAL

Por  Redacción

El Horizonte, Santo Domingo Este RD.- El Defensor del Pueblo es una figura nacida en la Suecia escandinava en el año 1876 y diseminada por toda Europa y llegada a América y el mundo en el pasado siglo XX siendo un funcionario del primer orden, independiente, solo sujeto a la ley, respetado, y mejor valorado en Colombia y España donde sus decisiones son vinculante y respetada por todos los poderes públicos.

En la República Dominicana es instituida por la ley 1901/01 pero en 10 años no hubo voluntad política de su instauración y no fue sino hasta la reforma constitucional del 26 de enero del año 2010 que se le da rango constitucional a partir de los artículos 190, 191, y 192 y se instaura oficialmente en el año 2013 como una autoridad independiente solo sujeta a los mandatos de la ley, con autonomía presupuestaria y financiera, donde su rol principal es salvaguardar y hacer respetar los derechos fundamentales y humanos y de los derechos colectivos y difusos, así como de las vulneraciones de las compañías privadas prestadores de servicios, asumiendo así la defensa de los vulnerados ciudadanos dominicanos, es una autoridad con amplio poderes para intervenir la administración pública y amonestar sus funcionarios, por la comisión irregular u omisión de los actos administrativos que vulneren normas constitucionales y derechos fundamentales y humanos entre los que también están la defensa de los derechos colectivos y difusos.        Pero independientemente de los amplios poderes de que dispone en base a la ley este funcionario todo se queda en tinta y papel ya que su facultad legal es la de amonestar y no sancionar, siendo ésta falta de autoridad sancionadora un vacío de la ley misma que la hacen ineficaz toda vez de que la ley sin sanción es inoperante, torpe, vacía y no eficiente ni efectiva.

A propósito de la nueva elección del Defensor del Pueblo por parte de la eficiente Comisión de la Cámara de Diputado que esta haciendo una ardua labor, creemos que el nuevo Defensor del Pueblo debe de ser una persona con carácter, gallardía, energías, preparación, iniciativa, activo, buena formación ética y moral, pero ante todo con las bragueta bien puesta para enfrentar los atropellos y maltratos policiales que se han evidenciado en estos días de pandemia y Estado de Excepción a propósito de hacer cumplir un toque de queda o el uso de mascarilla y aislamiento social, que su no cumplimiento es una infracción de carácter correccional no criminal, y que es inexplicable ver a un cuerpo policial violentando de manera fragante los domicilios de nuestros ciudadanos os y sin que nadie les ponga Freno verlo penetrar de manera ilegal a todas horas del día y la noche la residencia y domicilio de los ciudadanos sin orden motivada de Juez competente, así como dar golpiza a nuestros habitantes, golpearlos con macanas, cachas de pistola, fusiles y causándoles golpes y heridas que en muchos casos dejan lesiones permanente y en algunos casos hasta pierden la vida, violando así las disposiciones del artículo 37 y 38 de la Carta Sustantiva sobre el respeto a la vida desde la Concepción hasta la muerte así como la dignidad de la persona humana, así como también las disposiciones de los derechos civiles y políticos consagrados en el artículo 40 de la ley de leyes, y que ante la denuncia de la sociedad nos encontramos con un Jefe de policía que en vez de hacerle a sus agentes un llamado a la moderación y respeto humano les felicita y arenga para que multipliquen sus esfuerzos, o sea sigan violando derechos humanos y fundamentales, ordenándole de manera subrepticia que donde daban 4 macanazos den 8 y donde partían con sus cachas de los revólveres y fusiles cabezas entonces maten nuestros pobladores.

Nos gustaría ver a ese cuerpo policial actuando de esa manera en contra de los crímenes de lesa patria y humanidad, , y delitos organizados como el narcotráfico, sicariato, Lavado de Activo, bandas criminales organizadas para los robos y atracos y donde ellos son parte de esos crímenes y negocio incluyendo la protección barrial de puntos de Drogas donde dan protección y cobran peaje, pero que para simular que están trabajando entonces ponen drogas a jóvenes estudiantes y trabajadores a los que le dañan su vida y su futuro.

En la actualidad ya no es posible continuar con un cuerpo Policial nacido en el año 1936, creado por el sátrapa Rafael Leonidas Trujillo Molina luego de desmantelar las policías municipales, solo para perpetuarse en el poder por la vía del terror precisamente fusilando ciudadanos, y la historia del 09 y la 40 están aún fresca en las mentes de los ciudadanos supervivientes a la época, donde esos cuerpos de sicarios policiales disponían a su antojo de la vida de la población, y solo basta recordar el asesinato vil y cobarde de las hermanas Mirabal, Orlando Martinez, Gregorio (Gollito) Garcia Castro, Amin Abel Hasbun, Sagrario Diaz, los palmeros y más adelante Narciso González.

En un Estado Revolucionario y liberal de derecho como el establecido en la Republica Dominicana a raíz de la constitución del año 2010 no es posible que un cuerpo formado para la dictadura continúe cometiendo estos abusos y tropelías de poder y atropellos en contra de la población la que deben de proteger y cuidar,  y no seguir golpeando ciudadanos sin que exista consecuencia y crear desde la Defensoría del Pueblo un cuerpo extra policial que los vigile de manera permanente (24/7), amoneste, y hasta pueda someterlos a la justicia por crímenes y delitos y que reciban la sanción correspondiente, funciones precisamente del Defensor del Pueblo que a la fecha no se cumplen por razones obvias.

Entendemos que ya no es posible una Policía irrespetuosa del poder civil, que se cree por encima de la Constitución y las leyes,  y con la autoridad de  “intercambios de disparos”  regularmente simulados , disponer de la vida de los ciudadanos (Art. 37C), hay que disolver la Policía Nacional y que la Armada, Fuerza Aérea y Ejército Nacional hagan las labores policiales de manera provisional hasta que en un periodo de 2 a 4 años se manden a formar ciudadanos ejemplares a la Policía más avanzada del mundo en materia de derechos humanos y protección efectiva de los derechos ciudadanos, haciendo cumplir la constitución y las leyes pero sometiendo a los culpables con el respeto de las garantías constitucionales que establecen los art. 68 y 69 y 40 de la Constitución y los mecanismos de garantía creado como institución jurídica del Amparo, Habeas Data, Habeas Corpus, entre otros derechos establecidos, no sin antes crearle la condiciones de salarios digno, seguridad alimentaria, de salud y educativa familiar, a los fines de que los nuevos jóvenes bachilleres quieran hacer carrera en una nueva policía que le garantice estabilidad y bienestar, ya que en la actualidad solo van a la Policía Nacional los ciudadanos que la sociedad rechaza por su mal comportamiento y conducta, falta de actitud para los estudios, y con problemas sicológicos y sociales, o noveles delincuentes en formación que lo que buscan es un uniforme, rango y un arma para perfeccionar sus actos delictivos y criminales, de ahí que esos sicarios agentes no tengan respeto por la vida y por los derechos de los ciudadanos.

En nuestra exposición como aspirante a Defensor del Pueblo ante la Comisión de la Cámara de Diputados para la elección y/o selección del Defensor del Pueblo expusimos esta problemática de los abusos policiales a la ciudadanía y propusimos que en lo que se agarra el toro por los cuernos con un nuevo cuerpo Policial, crearíamos una mesa de monitoreó permanente y constante a las acciones y comportamientos policiales que vulneren los derechos ciudadanos y de oficio apoderarnos para exigir los sometimiento y sanciones de lugar, no dejar en manos de la autoridad policial y su departamento de asuntos internos la denuncia y posible sanción ya que ellos se protegen unos con otros entre si y cuando un agente se “calienta” en un municipio lo que hacen es trasladarlo de dotación a otra provincia para “enfriarlos” y que continúen así sus tropelías y abusos en contra de los ciudadanos.        Esa mesa de monitoreo constante estaría conformada por Abogados, Periodista, sicólogos, y personas de los diferentes estratos sociales de alta solvencia moral, con salarios pago para que se dediquen en cuerpo y alma a ser el equilibrio que necesita esta sociedad para controlar a un cuerpo dañado y podrido desde sus orígenes y que da pena vergüenza ajena ver su Jefe Policial Eduard Sanchez una persona de méritos profesionales, prestigio y formación bien ganada apoyar a este cuerpo “suprapoder” que no respeta ni siquiera el poder civil como los Diputados y Senadores, verbigracia la Diputada de Villa Mella Dulces Rojas y otros congresistas más a quienes también constantemente desconsideran y humillan con las armas en manos y en turba policiales, ni siquiera respetan además a su “superior” que es el Ministro de lo Interior de quienes sus ordenes se la pasan por donde no le da el sol.

Finalmente otro punto que expusimos como propuesta es la de la educación al implementar en las aulas escolares el aprendizaje de la Constitución, sus deberes y derechos, como una forma de entregar a la sociedad nuevos valores, y de donde saldrían mejores funcionarios, militares, policías, médicos, abogados, ingenieros, enfermeras, bioanalistas, cibernéticos, en fin una sociedad formada en valores para el futuro, además la protección de los derechos de los consumidores que es un derecho fundamental y que en estos momentos vulneran comerciantes y empresarios inescrupulosos, Derechos de las mujeres maltratadas por violencia de género e intrafamiliar y de los niños, de la.defensa del medio ambiente y recursos naturales, y de manera general cumplir las funciones de la ley que es salvaguardar los derechos humanos y fundamentales de la población.

DR. Fredernido Ferreras Diaz.
Abogado Constitucionalista y
Candidato a Defensor del Pueblo y/o Adjunto.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.